Carta a una Flor

Te escribo, pendiente de tu sueño alentador
de tu cara triste y de tu mueca sonriente
de tus pétalos que quieren quedarse pero se caen de a poco
de tu color y tu aroma, que huele a miel y amapolas en primavera
de tus manos suaves y tu rostro de niña
de tu voz que me enamora y de tus besos tibios
de tu silueta encantadora y de tus suspiros llorosos
de tus ojos de almendra y de tu tez pálida como la leche
de tu rostro invadido por la superficialidad humana, tan fría y desquiciante.
de tus cicatrices que yo amo y beso como si fueran la hermosa muestra de que eres mujer
de tu caminar tambaleante y armonioso
de tus pies de bailarina, que danzan como si quisieran escapar del mundo
de tu ropa de princesa, que se rejuvenece con los años y nunca quiere crecer
de tu lencería suave y provocativa, que causa en mi los anhelos de desearte
de tus recuerdos y los míos, esos donde te vi sonreirle al mundo después que lo maldecías
de tus sonrisas que vieron mi paraíso reflejado en un espejo quien eras tu
de tus ideologías moribundas como las mías que te hacen ser guerrera en vez de princesa
de la lejanía que nos inunda, y nos hace sufrir desgarrando el alma por ver al otro en un abrazo
de tus yo que escondes entre paredes de hielo macizo, pareciese ser fuego que atraviesa entre ellos buscándote siempre.
de tu mirada penetrante que me enamora y me niega a irme por más que quiera escapar al miedo
de tu poder sobre mi y de volverme tu esclavo si quisieras a diestra y siniestra como papel en la mano
de ser tu cómplice y de extrañarte así se me parte el alma en tenerte y que no te vayas jamás
de pedirte que te quedes conmigo y no te vayas con otro
de pedirte que ames y no me rechaces
de pedirte que vivas junto a mi aunque muchas veces no nos soportemos
de pedirte a cuerdas flojas, que me des tu vida y la mía
de que me extrañes como en un principio, recordar entonces quienes eramos y dar la vida por esos momentos
de no olvidar las promesas y jamás soltarnos la mano ¿Recuerdas?
de ayudar al otro, débil y endeble, que aunque somos vulnerables solo nos queda el amor en un abrazo lejano
de como amar en tiempos de la distancia y la discordia, como nosotros amamos como en tiempos de cuentos añejos y polvorientos
de como hacerte el amor a enojarnos y hacernos la guerra sin querer huir del otro
de como deseo que te quedes y que me pidas lo mismo
de como deseo amarte y que me ames
de como deseo que me extrañes y que me sueñes, como yo a ti…
de como quiero que seas mía, por siempre.

Te amo Nicole Flores Castro… mi Flor.

Ojala estuvieras acá conmigo, buscándome.
Ojala me quisieras.

Poema único y extraído del alma y los amores eternos
Estilo: Expresionismo, Romanticismo.
Soñador.

Flor

Anuncios