Respuesta al mero sueño.

Y en un beso
ese moribundo que no recordaba
te soltaba la mano en un sueño.

Tenia miedo.
Pero si no la suelto
voy a morir.

¿Te la suelto?…

Fragmento cansado de las noches partidas.
Estilo: Corriente de la conciencia.
Soñador.

Anuncios

Titulo n°2

A las venas tristes y arrepentidas
al pincel común y desgastado
al beso mentiroso y sonreído
al recuerdo vago y destruido
al abrazo eterno y sentimientos tristes
a la nostalgia invadida
al horizonte gris y perturbado
a la pesadilla eterna que no acaba
a los tumultos entre tus huesos y los de otro
a los traumas y a la poesía maldita
a lo que soy y que lo reniego
a lo que no quiero recordar y se me viene a la mente
a la memoria desgastada y al amor silenciado
a la sociedad moribunda y al perro delgado o desabrigado
a la música agónica y a las noches lunáticas
a lo que fuiste y ya no eres
a tus ganas de volver y mentirme
a esas dedicatorias y a mi corazón fatigado
a esos viajes largos de seis horas
a esas verdades que duelen como la muerte
al depresivo sentir de mis versos perdidos
a esas venas tristes y arrepentidas
a los que observan y no hacen nada
al que hago hoy y haré mañana
al pasado siempre y el futuro nunca
al presente dormido y mis sueños fallecidos
a esos vídeos nunca borrados
a esos favores nunca concedidos
a esas noches trasnochadas y perplejas
a esas ojeras mal escritas
a esos aromas que nunca se fueron
a estos versos largos y eternos
a ti y para ti
al resto que no existo
a esa poesía pusilánime y desastrosa
a esos sentimientos de magia y que no existen
a esas venas tristes y adoloridas
a mi mente turbada y cansada
a quien lee y a quien pasa
a ti y a mi
al mundo y al yo.

Estoy aquí.

Fragmento extraído de la hoja libre
Estilo: Corriente de la conciencia
Soñador.

e0a_1136463_53873183

Mohnblume (Ira n°6)

“Solo hay dos sentimientos eternos en la naturaleza humana, ambos igual de fuertes, ambos igual de necesarios para vivir, el odio y el amor.”

Espera… shh…
¡Calla!
que no te oiga el pecado
que no te escriban tus mentiras
que no te frustre que no te crea
es que era evidente con esa lengua bífida
y es que era necesario que creyeras
que alguien te creía tus mentiras.
¡Espera!
¡Es que gritar en el beso de los versos es tan necesario!
¡Escribir la violencia en prosas y en esa métrica barata!
Pero espera…
que tantas flores regaladas para que te hicieran el amor
nunca fueron más que eso, mentiras que se caen en pétalos.
Espera… shh…
¡Calla!
¡Es que toda esa mentira de que odias sin conocer el odio
es igual que amar sin saber si realmente amas a alguien!

Y siguen cayendo los pétalos
de aquella rosa dulce y venenosa
como todo lo que vi y que aparentaste ser
como todo lo que me creí sin saber porque…
¡A ojos cerrados!

Ven… explota un momento conmigo…
¡Boom!
Ahora sonríe, sonríe con esa mueca falsa
¡Si! Esa mueca falsa que decías nunca sonreías
esa mentira de que viajarías por el mundo con quien amabas
de que correrías kilómetros por ver a quien te suplicara amor.
Pero espera…
¡Ding Dong!
¿Quien piensas que es?
¡Nadie de tus amores pasados ni de los presentes ni de los que vendrán!
Solo un poco de esto y algo de aquello.
¡Espera!
¡No te vayas!
Solo es hacer el amor y te regalo un ramo de rosas…
¿No era lo que dejaban en esa alcoba
cada vez que te mentían con esos falsos te amo?
¡Pero espera!
Ven, tomate una taza de café conmigo
sabrás entonces que detesto el café
ni espumoso ni descafeinado
ni enamorado ni perdido
ni amando, ni odiando.
ni siendo yo, ni siendo tu…

Tomate un té conmigo…
¡Mucho mejor!
Té negro o blanco
finas hojas o de hierba buena
ese aroma me recuerda más mentiras
que el odio que me provoca saber que lo hacías.
Ven… tomate algo conmigo
un trago de desdichas o de fotos añejas
mientras jugamos a que nunca vendrás a verme
mientras jugamos, a que te describo en una poesía.

Tomate siquiera las molestias conmigo.
Que nadie llena hojas de medianoche
ni nadie se pierde en estos tiempos
en una brújula que sabes ya no sirve
por alguien que sabes no te quiere.

Ven… siéntate un rato conmigo y no te quejes
que del odio he aprendido a levantarme
que el amor poco me ha dado en la vida
pero ambos sabemos que son necesarios
y que sin el otro, poco sentido tendría escribirte.

Ven, siéntate conmigo, aunque sea de mentira.
y tomate siquiera las molestias.
Que amores que recuerdan en paginas desgastadas
son realmente los que aman…
no los que ya no están.

Te deje preparada una taza de té.
por si vienes a verme, cuando ya me olvide de ti.

Fragmento extraído de la hoja libre
Estilo: Corriente de la Conciencia
Soñador.

f1478-136

Las amapolas las apaga el viento

“Recordaba sobre aquella carretera fugaz, donde pareciera que el cielo tenia un interruptor, arrancábamos entonces de un destino poco cierto, de gritos que se perdían a lo lejos…”

…¿que nos hacia pensar que estábamos a salvo?
una luciérnaga en el ocaso de un cielo apagado
y era que siempre sentí curiosidad de ellas
como nos alumbraban en un camino onírico
entre pesadillas que sabia no despertaría.
Nos había espantado aquella muralla de agua
sobre el Empire State en Nueva York
atiné a tomarte del brazo y tomar el automóvil
en aquella Quinta Avenida que gritaba en el espanto de su muerte
¡te pedía que me despertaras, que nadie moriría si lo hacia!
pero nunca comprendiste a que me refería…
tuve que apretar el acelerador destino perdido
entre personas atropelladas en el ultrajado sentir y aquel miedo
parecías más tranquila que nunca te había visto
después de aquella enfermedad que te había extinto en el mundo real.

¡Pero tenia un segundo para saber que volvías, solo un segundo!
solo un segundo que preferí salvarte
como no pude fuera de mis sueños.
El estruendo de mundos caerse se me hacia invisible
cada vez que temía más por ti que por olvidarte en mis recuerdos
y es que fuera del peligro se me fue apagando el cielo
como si tuviese un interruptor que nos dejara a oscuras
como si Dios estuviese jugando con mi conciencia
con alguna culpa que cargase
o con la ira de verte partir.
La gente, distraída como hormigas en un tipo de experimento
deambulaba con sus bolsas y automóviles de segunda mano
como si mis memorias se hubiesen distorsionado
te vi entonces calma mientras sentía frió
no sabia si de tu silencio fantasioso
o de mis escalofríos de saber que debía volver
y entre la carretera destino a donde el mundo nos llevase
Dios encendió la luz como si la obra comenzara.
En la universidad nos decían que Dios no existía
que eramos científicos y que el jugaba con nosotros
como bicharracos frente a una lupa en el sol
– Era extraño – si lo pensaba
que hacia un biólogo sufriendo por las inclemencias
de un Dios de mentira, sabia no tenia sentido.
Después me miraste
y sabia que esto tampoco lo tenia…

– Despierta… – Escuchaba a lo lejos.
Nunca comprendí como ni cuando
terminamos en una playa de la Capital de México
haciendo las compras de un mes
viendo el mar calmo como si fuese Coquimbo o Talcahuano
pero te subiste al auto con una extraña sonrisa.
Me dijiste que estabas embarazada y que seriamos padres
no supe si llorar o brindarte una sonrisa.
pero si sabia que debía despertar y no me despertaste.
te bese en la mano y dije que volvería
mientras el sol nos pegaba fuerte en el sudor de mentira
– No era mentira… – me dijiste
y desperté, frente a otro recuerdo, frente a otro sueño.

– Neurotransmisores intercambiando fase sueño REM, recarga ERROR
reiniciando 1%… –

Despierta…

Fragmento extraído del libro “Lilium”
Estilo: Ciberismo
Soñador.

La_noche_en_la_carretera_entre_aguascalientes_y_zacatecas