Cuchillas y despedidas.

“Trae a mis esgrimas una mano liberadora, una rima perdida de los viajes que ya no existen, del ruiseñor que no volara hacia tus brazos, un adiós y ya no existo en tus recuerdos, como yo me despido de los tuyos.”

Me despido de un sueño nostálgico
de un camino que buen caminante caminaba solo
de aquellas hipérboles que enaltecía en tus palabras solitarias
de mis desvelos ya nunca más enfermos
de una palabra desechada y de un futuro donde no estas
de los porvenires que manchamos con letargos y discordias
de un poema y mi despedida
de aquellos recuerdos que cada día borro
de aquel pasado que me desgarra el alma
de aquellas pastillas que me niego a tomar
cuan vil sea mis pesadillas murmurantes
de lo que no se pudo amarrar en hilos negros y rojos
de aquellos versos ya gastados
de aquella copa de vino que ya no bebo
de los cuando en mis rosarios nocturnos
y de los anhelos que ya se perdieron.
Nosotros perdidos en estos versos
un reflejo de que deseo sobrevivir
una amalgama de mentiras que nunca se cumplieron
una dicha y mi desdicha
besos plateados en camas de bronce
un quejido de bellos destellos
un metal resonar en mi cabeza
y un me despido de ti
mientras bebes de este vino añejo.
Toma en esos rumbos el olvido de las plegarias
que alguna vez perdí moribundo entre mis gritos
de aquellos besos que fueron hijos y hoy abortos podridos
de la somnolienta pereza de pensar que existo
de las voces que olvidaste en tu camino
cuan vil sea mis pesadillas murmurantes
de lo que no se pudo amarrar en hilos rotos, desgastados
de tus promesas hoy mentiras
de jamas volver a verte ni rezarte un Ave María
los santificados sean en tu nombre
los hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo
y dame hoy el pan que me juraste
como verso violento de lo que no volverá
que Dios me perdone si decido vivir
no recitándote novelas de media noche
ni buscarte entre los tumultos casi despiertos
que alguna vez perdí moribundo entre mis gritos
aquella vez que te pedí no me perdieras
hoy, buscando un rumbo nuevo.
Lejos de ti.

Poema extraído de la hoja libre
Estilo: Poesía Maldita.
Soñador.

hombre-caminando-de-espaldas-en-la-niebla-1024x633

Anuncios