La triste sordera de los becerros

“Nada en mi espíritu quiebra esta agonía, nada que pudiese existir en este mundo perplejo ande la ceguera de los dolores, aunque recuerdo en mis pesadillas que alguna vez el amor inundo mis sonrisas, hoy extintas, hoy muertas.”

Comienzo sonriendo porque es costumbre, en estas maquinarias algo oxidadas llamadas manivelas de la vida, un suspiro que me oxida junto a ellas en lo que alguna vez quise ser, dijeran los muertos, el prefacio de mis largas caminatas a luz de cementerio en la luna que también se oxida, como la vida misma, en la espera de mis lagrimas ya cansadas de gritar que ya pare, pero al parecer no me oye o no me quiere oír, lo cual me ahoga en penurias disonantes y en penosos abandonos de mi consciencia.

Quisiera escupir al cielo y que no me acuchillara la inmortalidad, mis recuerdos hoy añejos y polvorientos me susurran que la deje ir, que ya no tiene sentido me encuentre noches escribiéndole a un fantasma, a la silueta femeninamente confundida que hoy abraza a otros cuerpos y al parecer de pies a cabeza, como si no bastara con enterrarme vivo en las sabanas ensangrentadas de mi locura moribunda, a mis pastizales hoy cortados como la yema de mis dedos hoy mutilados pero siempre atentos.

Dijera mi inconsciente suplicando: – ¡Por favor vete, corre, simplemente corre! – pero recuerdo que no tengo pies, que me fueron robados en la sordera de mis tristezas y me arrastré buscando una banca que me afirme, unas manos que me suban y que recuesten mi cuerpo desgarrado por la indiferencia. ¿Que fuera entonces de mis plegarias? Un enmudecido sentir de animales muertos y nubladas muecas, que desaparecen en la tierra lejana que llamo hogar y por tanto se hundieron en mis memorias un tanto difusas, pero que aun palpito con agobiante angustia. Nunca fui un soldado de mis decisiones y aunque contigo era una constante guerra tener que amarte, terminé sucumbiendo ante las heridas que provocaste en mi alma vieja y desgastada. Nunca te importó pereciera en tu destino nada escrito y me voy borrando como un poema en hojas del ébano apolillado. ¿Qué carcome mi consciencia? ¿Porqué lo menciono tanto? Y es que en el fondo he sido enterrado en los lirios rojos y negros de esas praderas en mis tumbas solitarias, sin que pareciera un homenaje a que te olvido pero no quiero, pues me voy ultrajando la dignidad al verte entregando el corazón como el cuerpo desnudo, como desollaban tus pétalos en una caza de promesas que no se cumplen pero que te desnudan y me violan los pensamientos un tanto dolidos y que no importa pues me voy muriendo y voy desapareciendo entre tus ojos cristalizados por la ausencia de felicidad. ¿Qué misterio ocultan entonces los latidos petrificados? Un posible, que acabo diciendo mil mentiras con tal que no te vayas, que yo me fuera y que tu te inmutes, que deslumbremos y yo lo miro todo, como un ser poco omnisciente pero bien presente en esta desdicha. Mis silencios, hoy cadáveres de que no supe como vivir y hoy tu infértil porvenir a mis caminos, no volverás ni en siglos del canto invisible ni en el nido del ave anidando, nos llueven las lagrimas de sangre en amores podridos, firmando en aquella estela solitaria que tenia tu nombre pero que he extraviado, quizás por una infantil desobediencia o porque mis manos no aguantaban el filo de tu indiferencia y me cortaron los vértices que ya no giran, pero que eran parte de mi locura por verte y que por tanto no giran porque no tienen destino, pues los perdí llorando en las esquinas violentas con cuerdas de revés, pero enredados en tus palabras, en tus calladas siluetas erotizadas y en mis vellos erizados por tus luces, hoy se apagan porque apagaste los teatros y no tengo donde actuar ni dormir, pues perdí el sueño como también perdí los versos y como lo busco entre mis cartas de antaños basureros entre mijadas de mis penas, porque recuerdo las penas y no calmo mis rabias porque tengo pena, pena que no comprendes ni te interesa comprender.

Deja que me cobre un verso
que se me cansan las prosas al recordarte
los ríos secos se inundan de tristeza
que los ahogo en memorias de pasados siempre nuestros
la lluvia llega sola
como la luna cada noche
es que se mueren y se apagan
en las sorderas de mis tristes becerros
ya no gritan ni se mueven
como mi alma al verte.
Simplemente lejos.

Sabia como dolía la espera y los años que me aferraba a mi extenuante amargura, los vidrios rotos cortaban mi cordura y los cristales en el aire me rozaban la ceguera penetrante, tanto como los toques que alguna vez te dí y que se apagaban en la luna, triste estrella moribunda, solitaria, pero gloriosa. Mil angustias entonces y mi abstinencia por verte, cual droga enferma que me duerma los rencores y me entregué a sus placeres mentirosos, sedadas estaban mis emociones muy humanas y salvajes por cuanto se me oxidaban las palabras y crujían mis caricias como si me estuviese enfermando de odios y síndromes de viejos achacosos cuando aun soy muy joven, pero de alma vieja… y es lo que importaba.

No tuve más que tus acuarios en risos celestes vagando por mi cama, azules y verdes como pantanos y corales vivos, todo lo demás te lo llevaste, mientras muero. Y sigo muriendo. Y te sigo extrañando.

Te sigo olvidando.

Sufro de las inclemencias del tiempo y borrosas son tus voces, pero se que aun persistes en entrar a corazones ajenos mientras abandonas el mio.

Y me sigues viendo.

Fuiste una carnicera de mis dolores manchados de angustia, de aquella angustia… ¿Por qué lo haces? Se me encierran las ventanas y se ocultan las luces en largos pasillos y pesadillas. A veces me cuesta entender si lo son, se asemeja mucho a la mutilada realidad donde me obsesiono con que me escribas y en vez me olvidas pero me ves a lo lejos, distante pero siempre hermosa. Deseo en llamas al mirarte, pero ya no deseo porque no puedo, aunque te desvista en mis sueños la verdad es más agria que posible, prefiero no pensar en aquello, pero pienso y me torturo en esos lazos de tiempo desaparecidos, te perdiste y conociste frazadas ajenas. ¿Que más puedo sufrir por tu culpa?

El cielo se nubla y las estatuas lloran sobre el mármol desteñido, tu dolor, perceptible quizás por mis ojos y los relojes girando en contrario tratando de volver con mis besos al pasado, maquina maldita de tuercas oxidadas y polvorientas, te encerraste en tus discordias como manzanas podridas y te inmaculaste sobre mi rostro inmolado, oscuro, lúgubre pasión que despiertas en mis noches ciegas, tortuosas, como laberintos de rosas y tú las espinas que clavas en mis ojos y mis pies. Es que gateo como un niño arrastrando las burdas distopias del corazón, un incierto paradigma que se agota como mis ansias de vivir, hoy ya no existen y no las encuentro en mis libros, ni siquiera ya en tu silueta pues el tiempo es ladrón y roba las remembranzas en mis poéticas distancias y me despoja de lo único que tengo y que lo pierdo.

Mañana sin ti, ya no tengo nada y me embriago por cierto de tus felicidades, pero me ves y yo lo veo, aunque no creas en mis palabras, te veo y tu no me ves, tampoco te creo nada, pero creo que te quiero porque sigo sufriendo, aun sigo vivo y tu te marchas dejando a medio abrir las puertas sin saber por qué o si te gusta saber que existo y te veo, pero cada vez me muero.

¿Donde están los felices gorriones?
Perdidos en un bosque de niebla, buscándose.
¿Donde estas?

Prosa extraída de la hoja libre
Estilo: Surrealismo.
Moribundo.

21105538_1957863517763042_875035456745226074_n

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s