Bajo el viento

Un viento trae consigo una noticia
¿Qué noticia tan olvidada
trae consigo el viento?
Una de la inocencia perdida
que fue encontrada bajo los arboles silenciados.

No, Alonso
no fue algo negativo
era la buenaventura de los versos dolidos
un futuro casi innombrable
de hojas verdes que caen y se ponen alegres
de que su tiempo termine
y comience uno nuevo.

El cielo ni se inmuta
le es normal el cambio tan humano
y la piedra caminante
se enfrenta a lo inconmensurable
a lo profano y sin embargo es muy cierto
que la Tierra herida
me sigue cuidando

¿Qué has hecho por el viento indomable?
aventarle un suspiro
que recorriera mis pulmones enfermos
permitirle ser parte de mi mente
y de todas formas
no hago mucho por ella.

Transmuta su silueta
tiene forma del peregrino de mis ideas
y sin duda sigue siendo etéreo
es idóneo y también muy mordaz
que me refiera a su helada aspereza
con total sutileza
pero no deja de ser el viento
bajo el sol que desconozco.

Y sin embargo me abriga
aunque lo deje salir de mis labios
es el suspiro, yo lo se
lo que le hace tibio por un momento

es el suspiro
lo que lo vuelve humano
en mis recuerdos.

Poema extraído de la hoja libre
Estilo: Surrealismo
Soñador.

irati-selva--575x323

Anuncios

La inefable persistencia del corazón

“Quizá solo se trate de encontrar a quien te sigue mirando cuando tú cierras los ojos.”
Elvira Sastre

Ayer la noche me sabia a tu extrañeza
y sin embargo en abrigo parecía un tanto más frió
que de costumbre.

Los versos ya no me cantan las alegrías diurnas
y parecen serenatas de luna vieja
esperando tu cara en mi cama.

Tristeza era pensar que a los 25 años
el amor nos parecía más ajeno
y sin duda, lo buscábamos con más gracia que de costumbre
era de esperar que tus antipatías me volvieran un poco loco
pero aun así, te esperara en mi cama en la madrugada
no era tan desquiciado si la luna nos guiñaba el ojo
como queriendo empujarnos a aventurarnos a la dicha
de no estar tan solos en una vida llena de soledades.

Y tu me llenabas un poco
de sonrisas que ya no recordaba
te dije con frecuencia
mientras la voz hacia a su vez de linterna
en la oscuridad de mi pieza
que nada es lo que parece
y ya estoy un poco más destrozado y desdichado
que nos encontramos con ciertas dudas existenciales

¿Qué hace la vida uniendo dos almas rotas?

Una esta más rota que otra
lo digo porque sonríes y yo
yo sonrió contigo
solo contigo.

Y el té que sabes, me gusta tanto
me sabe a besos húmedos que tu me das
el pan que ya no lo espero tan crujiente
contigo toma un sabor inexplicable
ni siquiera es crujiente
solo sabe a ti
y con eso basta.

¿Qué tan duradero es el amor entre mendigos extrañables?
quizás, un cigarro en medio de la muchedumbre tan común
una conversación sobre libros pasados
y que no entiendes, yo tampoco las entiendo
pero si comprendo la lectura de tus ojos infinitos

Y me haces escribir sobre mundos alegres
cuando suelo plasmar la melancolía en los momentos olvidados
¿Quién te dio el derecho de cambiar mi forma de ver la poesía?
yo mismo lo hice, cuando miraste mis ojos flébiles
calmarte la paciencia inundada.

Sollozas tus labios con los míos
cuando pido te quedes sin cuestionar
la corrosiva agonía de mis lunas en luto.

¿Porqué te marchas?
Y de repente tu silueta se vuelve un mundo…

Ya nada más te pido
solo quédate un instante
y que en momento
se nos vuelva la vida entera
junto a ti.

Poema extraído de la hoja libre
Estilo: Expresionismo
Moribundo.

 

pareja-llorando-por-duelo-793x400

La amortajada juventud

Es cierto
mi cielo pertenece a desdicha de ser joven
en tiempos modernos
la frialdad de la piedra muerta
y mis estrellas pertenecientes al olvido.

Nunca volví a entramar mis versos
que en verdad eran arpías vestidas de noche
la luna era un crepusculario de ilusiones
me hacia creer que la compañía era cierta
lo era, en parte lo fue
mi mente era acompañado por los demonios de mis deseos
el deseo de mi encrucijada maldita
los funestos besos a la luna escondida
y la aurora desterrando a los perdidos.

La aurora era el espejo de la noche
en los corazones marchitos
llorando lentamente la sonrisa inaudita,
no se sabe quien llora de felicidad
o por los silbidos rotos
pero sabe la luna misma
quien llora bajo su manto ensangrentado.

Poema extraído de la noche fría
Estilo: Malditismo
Moribundo.

chica-caminando-en-una-calle-urbana-por-la-noche-bajo-farolas_1353-35

La encrucijada

La encrucijada tiene tintas de recuerdos amurallados
mi encrucijada fue la tierra manchada de tintes olvidados

¿Dónde estuviste perdiendo la inocencia?
Incendiando los cielos de dioses perdonados
mi cielo pertenece a la amortajada juventud
y junto a ello la voracidad de mis deseos.

Perdamos la encinta memorable que yace en su tumba
y el sol se esconde bajo las nubes amuralladas
que me exilian de su tibieza
que me escondo de la locura

Mi encrucijada tiene un nombre frió y aun así benevolente
nuestros versos y su sobria levedad del ser
queriendo sea nuestro
bajo la lluvia muerta.

Poema extraído de la noche fría
Estilo: Malditismo
Moribundo.

Laudo-do-caso-de-estupro-coletivo-não-é-encontrado-indícios-de-violência