Autorretrato

Invisible te has visto
           en el pincel de sus silencios.

O la herida se oculta
           bajo la lluvia de sus miedos.

O encontrándose ha muerto
           en el epilogo de su locura.

No era el superhombre
                     solo un prefacio mal escrito
esperando enterrar sus infierno.

Poema extraído de la hoja libre
Estilo: Surrealismo
Moribundo.

08f0912dc101dbd51649c0663deefaed

 

Anuncios

La memoria indómita

Tuyo es el viento
desde el horizonte desterrado
tuyo, furibundamente endeble
bajo la llaga indómita.

Tuyo y sin embargo
desesperado de ser libre.

Ya no era tuyo
pero lo fue, por un instante
en este tiempo maldito
de memorias y dolores.

Perdido
       pero fue
                tuyo.

Poema extraído de la hoja libre
Estilo: Surrealismo
Moribundo.

8358313127_af1705e14f_b

Cosecha de mil ortigas

Nada sabe el viento
de las palabras guardadas
en tus heridas profundas

mirando de reojo los vastos ensueños
de la dicha de ser
simplemente ser.

Y que diga la fiebre ciega
que segada la ortiga de mis cosechas
no mantuve sus demonios
bajo la semilla de mis olvidos.

Que eran cientos y miles
las plegarias del enfermo corazón
mirando por encima
las palabras que le duelen.

¿A quien le duelen?
A ti, con destreza me invoco
sin embargo ya no vengo
ya no tengo donde ser yo.

Ya el paisaje de mis suplicas
esta manchado de la hierba mala
ya no puedo revolcarme en su mirada
ya no bastan los que llevan
la tristeza en sus ojos

Pero de todas formas
me recuesto o desmayo
como quieras describirme (o humillarme)
puedo mirar el cielo rojo
desde las ortigas de mi vida.

Poema extraído por la hoja libre
Estilo: Malditismo
Moribundo.

campos-secos-en-una-luz-dramática-55863097

Ataraxia

Tuya es la calma
tuyo es el verbo
la dismorfia convertida en palabra
y menoscabo el deseo.

Nuestra la desdicha
sin embargo, tuyo es el silencio
ya no tengo más que gritar
solo queda el verso convertido
en miedo.

Poema extraído en la hoja libre
Estilo: Malditismo
Moribundo.

maxresdefault

 

El desnudo corazón

“No temas, nada te sobrevendrá, ya no hay violadores de tumbas.”
Extracto de la piedra de la locura – Alejandra Pizarnik

Ya la noche me hace cristalino los deseos
me desvelo esperando tal vez la cálida y desesperada muerte
quizás, caminando en círculos las violadas sensaciones mentirosas
soy un calvario de tiempos modernos, sin embargo no pido nada más.

Tuyo es el jubilo, en la locura de tu sonrisa que aún sostienes
como por ejemplo mis lágrimas, que pesan una vida entera
no se pueden medir en conceptos científicos, la ciencia nunca fue lo nuestro
los corazones rotos merecen algo más que la teoría de una mezcla cierta
y si aún era tuyo el jubilo, desea que la muerte no nos persiga
de su manera tan matonesca de decirme que me espera, pero que no entiendo
porqué aún no me puede llevar en su misericordiosa alevosía.

Sin embargo nuestro es el jubilo
bajo la roca endeble, que parecieran ser mis temores
los temores de ser grande en un mundo de gigantes
pero no de cualquier gigante, sino de aquellos que sobrepasados en sus dichas
no temerán en pisar la tierra húmeda bajo las millones de hormigas sobreviviendo
y aún así, el tiempo es nuestro, no le encuentro utilidad,
pero sé que es nuestro, ya nada nos detendrá.

A veces me pareciera ver la luz brillante, escondida entre las sabanas miedosas
no sabría si esconderme o enfrentarme al mundo, no, no me dan los huevos
si tal vez no hubiera tantas luces penetrando la desnudez fuera de mis ojos
ya no existiría ese lobo feroz pretendiendo ser un ciervo
y ni siquiera existiría ese ciervo, ni el pasto que es su alimento
ni la nada misma, seria la deconstrucción de los alvéolos enfermos
de los pilares hechos de paja y de la nada sosteniéndolo todo
un ocaso de nihilismo bañar la duda mutua
¿Qué somos?
¿Qué soy?
¿Qué hago aquí?

¿Qué somos?… y por tanto caminas sin rumbo alguno
mientras el corazón se encuentra anoréxico de tanto rogar que le quieran
¿Y porqué ruegas? me preguntaba a los quince, a los diecinueve, a los veintidós
Porqué ruegas cuando sabes no te quieren… eso te hace débil
y convaleciente te dignas a contestarle a la próxima que venga
“… es que el amor” y nada, ya no puedes cargar las tumbas de tus cuerpos malditos
ya no puedes cargar la duda melancólica
pero a pesar de todo, aquí estas amando
a la espera de cargar otros cuerpos
y el tuyo.

Prosa extraída de la hoja libre
Estilo: Malditismo
Moribundo.

depositphotos_176571178-stock-video-smoking-kills-concept-hand-of