Trébucher dans mes précipices

“Toma mi mano en este precipicio profundo
no te dejaré caer, no conmigo”

Caminemos a contraluz de mis esperanzas
nublada mi conciencia y mis sueños
trae un poco de arena en mis dolores perplejos
y cavemos la ancha tumba de mis pesadillas.
Me preguntaste donde vamos
en la discordia más amada y distante
te dije: “no te dejaré caigas conmigo”
en un destino ya escrito
mi vida es tuya
en esas cadenas ya prometidas
encontramos entre piedras podridas
una flor escondida en lo profundo de mi corazón
me soltaste la mano cortada de mi sangre seca
rasgue mi ropa inservible
y tapé tus heridas como fuesen las mías
caminamos hacia el horizonte infinito
ya sueltos en una distancia terrible
sabía en los besos como dolía el alma
se caían de mis manos las falsas dicotomías
y manché tu pecho de lagrimas sucias
pintaba mis ojos de rojo pasado
en el ocaso de las lunas que ya llegaban
me perdí en las serenas traiciones
mientras el camino ya terminaba
tropezaba en mis precipicios mortales
jurando que el dolor acabaría
te dije: “no te dejaré caer conmigo”
y te solté en el filo de mis aventuranzas
diste una vuelta y calmaste la agonía
escapando hacia destino nuevo
me perdí en las serenas traiciones
de un futuro nunca escrito
pero siempre perdido.

Poema extraído de la hoja libre
Estilo: Expresionismo.
Moribundo

modificada

Anuncios

Amapola

“Bebe una copa conmigo, algo sencillo, deja que suspire los últimos minutos
sin que el aire se vaya a mi mente, recordándote en el final de mis memorias.”

Recuerdas esa tarde de Enero
tomaste mi mano caminando en pastos febriles
movías el pelo brillando en nubes y sombras.
Que fuera la noche de Abril en tu cama
rogando perplejas estrellas en tus versos atolondrados
tomaba el canelo entre mis brazos
pensando en un sueño eterno entre mis besos
quería dormir sin saber donde despertar
me brinde ese color blanco
de abrazos café y muletas azules
la bebí con un poco de agua sucia
y esperé que me durmiera la esperanza
de no sufrir nunca más en la vida.
Me despertó la somnolencia inmutable
de una cama vacía de hospital
ya no estabas y solo marcaba tu numero
entre muchos que bloqueaste para que no molestara
me había vuelto una mosca
en una despreciable y poco elegante discordancia
y me brinde de otro color blanco
de estrofas tristes y sin motivos
escribiendo una paradoja
entre el amor y las pastillas
me tome veinte para dormir
y desperté en una tumba entre murmullos de mentira
entre coros gregorianos y Aves María
no te vi entre la multitud
cerré la boca entre lagrimas muertas
y jale del gatillo en una mordida certera
comencé a sentir el liquido entre mis venas
me dormí contento esperando vinieras
sabiendo ya no existía en tus recuerdos
pero yo dejaría de sufrir.

Ave María Purísima
sin pecado concedido.

Fragmento extraído de las noches tristes
Estilo: Poesía Maldita.
Moribundo.

100_7749

Carta muerta

“Caminé bajo la luna en una playa recordándola
y que la esperé bajo la arena, queriendo no me olvidara
ahora va sobre los pies de otro
que no la quiso, ni en las memorias de mis escritos.”

Debajo de fúnebres maderas
cristales y lagrimas
de mi madre enferma
por la tristeza que le aquejará
de las penurias que mi alma viva
entierra en una bella angustia
que diga que no la recordaba
y que mi vida nunca di a sus besos
que los velorios en carrozas podridas
navegaban en los mares de sus sueños
que me olvidé de mi felicidad
por estar con ella.
Dile a la madre tierra
que de amores yo se mejor que ella
y de las raíces
brotaban mis gritos ahogados
dile a la virgen que me comprenda
que los pies que alguna vez quise
hoy caminan al corazón de otro
deja que camine hacia el abismo
que regalo mi vida a quien yo amo
por quien no me quiso y me dejo en el pasado
deja que la recuerde solo un instante
cuando cierre los ojos
las pupilas de mi espíritu descanso.
Que diga que no la recordaba
y que mi vida nunca di a sus besos
cuando de mis llagas brotaban
dolores y tristezas
dile a mi padre que viejo bien aprendido
que la vida no es como me la dijo
y que de amores siempre envidie su gallardía
en aquella arena de recuerdos en el tiempo
dile a quien me olvida
que los amores entierran muertos
y que de la vida espere verlo
que no me escriba ni me recuerde
que me he perdido en el camino
que ya no espero nada de ella
aunque le rogué que volviera
camina en los pies de otro
que no la quiso ni la quiere
ni en los versos de mis escritos
que la inmortalice bajo las estrellas del mar.
Las amapolas crecen bajo la luna
y aunque siempre la quise
cargo a mi niño muerto en el pecho
dile que la esperaré con él
cuando me recuerde en el mar.

Carta olvidada en los escritos.
Estilo: Poesía maldita.
Moribundo.

playa

Paraleleidoscopio

Mira cuchara cuchillo
en animo torcido
de un risueño de palo
más cabizbajo que dormido
se sentó de cuclillas en la mesa
esa aquella sin respeto
de una familia destruida
sin animo ni desespero
cayo el pan remecido
del temblor de cristal
de la arruda y el pincel
que pintaron con los labios
un mural de palabras
que no alcanzaban ni para estrofa
de un risueño canario
que olvido donde vivía.
Maldita cuchara palillo
de sushi de palta y comino
que ni fue comido
en un Starbucks de selfies sin sentidos
mientras el guardia miraba
la rayuela girando en vano
mientras el ladrón asaltaba
lo que conviene vendiera en el Bio Bio
que hubiese pensado el destino
de aquel jarabe de palo
entre pataletas porfías
de una niña sin su vestido
pues que el padre
obrero de carruaje
cansado y triste de llorar a su hija
le compro una forma de ver la vida
mientras el hermano chico miraba
como su hermana pataleaba
entre tubos de colores
que le mostraron como era el mundo.

Poema extraído de noches dispersas.
Estilo: Dadaismo
Soñador.

SONY DSC

Vehemencia

No quisiera empezar
sin recordarte a lo lejos
como un recuerdo fortuito.
Me ciega entonces la palabra fría
de festejar tu inocencia por doquier y sin palabras
pareciera entonces, que no recuerdo
el porque ni donde ni cuando de mis suplicas malditas
las que besaba cuando te pedía no te fueras.
Quizás fui un somnoliento mal besador
o un perfecto descontento en mi grito jamas escuchado
pero aun así, mientras callara tus labios entre gemidos soñadores
no fuera más feliz entre esta vida y la otra
la otra que no conozco pero se que vivo, despierto
abierto a la esperanza irreal de conocerte por ignorancia
y de abrazarte por palpar al mundo
tu silueta, tu cuerpo inocente
tus manjares como petalos de rosa
tu fragancia como flores en primavera
y mi alma, como enmudecido por amar.
Salta a este suave abismo, sin miedo a quebrarte
sin miedo a marchitarte
sin miedo a perecer…
es tu momento de vivir entre gloriosos destierros
de tu futuro por presente
del pasado que debe morir

Déjame amarte…

como en mis sueños cuidaba de tus alas, dulce polillita alada…

 

Poema extraído de la hoja libre

Estilo: Romanticismo

Soñador.

Imagen

Versos perdidos N°1

Solemos dejar escribiendo el alma perdida
en el desosiego de las esperanzas moribundas
esas que perdidas en el abismo de la esperanza vuelven a volar
vuelan como polillas, en busca de la luz tan hermosa y tenue que se nos perdió
¿Donde esta que te nos perdiste?
¿Donde vas volando hermosa lucesita que te nos perdiste de encima?
Aun te busco escribiendo estos versos
no quiero si no verte feliz
y si triste te encuentro te aferro a mi voluntad eterna
esa que me hace luchar como guerrero de los tiempos antiguos
soy un explorador de mundos de antaño
cuando te miro desde lo lejos sin esperar la gota de sangre en tu sudor
cuando espero desnudo tu cuerpo en tapar entre mis trapos benditos
benditos en tu esencia que cubren mi ropa destartalada de muerto por vivir
de vivo en muerte que espera tu cuerpo en dormir con el
ser como un niño que espera tu pecho de madre por fecundar
de tu sonrisa maternal que me protege de este mundo asesino 
de ese mismo que quiero escapar junto a tu voz 
Arranquemos de las barricadas bañadas en pasados dolorosos
y luchemos mientras me aferro a tus alas, compañera de mis sueños infinitos
Desangremos la esperanza en las manos unidas de nuestras pesadillas por matar
y salgamos del infierno de la tristeza y depresión mientras aprendo a amar
¿Me enseñas?
Enséñame a no caer mientras toco el suelo
Enséñame a ser y como ser
mientras me pierdo en el túnel de lo desconocido
y aprendo a conocer el mundo
tal como te conocí a ti…

(Primer fragmento encontrado en la profundidad de mis deseos.)

Fragmento extraído del verso perdido

Estilo: Corriente de la conciencia

Soñador.

 Imagen

Al compañero Boris

Ayer descansabas en versos oscuros
que jamás dejaban el amor en olvido
eran frases de justicia social
aquella escondida entre versos y mentiras
más no podía escapar de tu romanticismo inerte
lejano entre tantas verdades sobre el amor
una dolorosa y entendida forma de ver la poesía.

Ayer volvías a descansar entre prosas oscuras
mientras desaparecías y contigo la sed de rebeldía.
Que hablará el amigo Piedra de tus versos
tu memoria imbatible y mis ganas de perpetuarte
Que hablaran tus poemas
de ser mimesis del Copihue enamorado
de la lagrima caída en las hojas añejas de libros polvorientos
de un amor de seres viejos y eternos.

Que hablará el grito rebelde de la oscura agonía
aquella hipérbole metafórica de tus versos más enamorados
y del pésame más vivo que los relatos polvorientos
que la mente humana esconde entre sabanas y libros.
Más no en la dulce fragancia
de tu mente fúnebre y enternecedora
que en el partir onírico de mi empirismo
nos encontraremos algún día
confundidos entre nombres parecidos
y de un mensaje de la nueva utopía vencedora.

Que dirá la historia del humilde compañero
de tu lápiz negro como el carbón
y de tu brazo alzado por millares de injusticias
Levantaremos en la cima
los dulces muertos de tu palabra encomiable
de tu lucha inalcanzable
y miles de rosas rojas
para siempre recordarte.

Fragmento extraído del libro “Cuaderno de Poesía, Amaré”
dedicado al poeta chileno Boris Calderón
Soñador.

Imagen