Paraleleidoscopio

Mira cuchara cuchillo
en animo torcido
de un risueño de palo
más cabizbajo que dormido
se sentó de cuclillas en la mesa
esa aquella sin respeto
de una familia destruida
sin animo ni desespero
cayo el pan remecido
del temblor de cristal
de la arruda y el pincel
que pintaron con los labios
un mural de palabras
que no alcanzaban ni para estrofa
de un risueño canario
que olvido donde vivía.
Maldita cuchara palillo
de sushi de palta y comino
que ni fue comido
en un Starbucks de selfies sin sentidos
mientras el guardia miraba
la rayuela girando en vano
mientras el ladrón asaltaba
lo que conviene vendiera en el Bio Bio
que hubiese pensado el destino
de aquel jarabe de palo
entre pataletas porfías
de una niña sin su vestido
pues que el padre
obrero de carruaje
cansado y triste de llorar a su hija
le compro una forma de ver la vida
mientras el hermano chico miraba
como su hermana pataleaba
entre tubos de colores
que le mostraron como era el mundo.

Poema extraído de noches dispersas.
Estilo: Dadaismo
Soñador.

SONY DSC

Anuncios

Sentido Común

Una vez cayo un ramo de rosas en la puerta de mi casa
y aunque los trabajadores ferroviarios sufren fuertes depresiones
un niño resultó herido tras caer de un juego mecánico
por eso una madre dio a luz un par de gemelos
uno era presidente de la cámara de comercio, el otro poeta
el país entero escribía versos para el noveno concurso de cuentos
mientras una pareja de ancianos celebraban su boda de oro
unos perros callejeros cuidaban a unos gatitos abandonados afuera de un puente
así el medallista de los 100 metros planos agradecía a su familia
cuando el ministro de haciendo decía que la economía crecía
una escuela en riesgo social obtenía buenos puntajes nacionales
y el niño jugaba con barro demostrando la verdadera realidad.

La farándula hablaba de la eliminación del concursante del reality
por tanto la familia veía un partido de fútbol junto a un asado
cuando una mariposa batía las alas, en Japón ocurría un tornado
y yo miraba la luna escribiendo una poesía
para que el niño que jugaba con barro
mostrara una realidad utópica de cuentos infantiles
sin leer algún libro de auto ayuda
pueda ser aquel presidente de la poesía y de las mariposas
para que sus alas sean un pueblo entero
y no un tornado en una escuela social de becas nacionales
cuando termine el concurso de cuentos
cerraré el cuaderno y diré Adiós. 

Fragmento extraído del libro “Cuaderno de Poesía, Amaré”

Estilo: Dadaismo

Soñador.

Imagen