Gemidos Moribundos

“Trae una triste agonía, un beso fúnebre y un recuerdo maltrecho, que el dolor nos purifica, el dolor nos hace sentir vivos.”

¡Besa violento el aire que escurre sobre tus piernas,
que gritan el orgasmo más falso que ajeno!
¡Deja latir el erecto sentir de aquellos nuestros más solos,
de un empuje entre tu gemido y un extraño!
¡Escupe la sagrada promesa y los letrados fúnebres
entre el semen que baña los hijos más nuestros que ya no están!
¡Mira hacia el candelabro más eternos que tus ojos perdidos
y deja que las almohadas se bañen en el sudor maldito!
¡Eternas mentiras y eternos gemidos,
eternos murmullos, eternas sonrisas!
Toma una mano y abraza las dedos
empujala hacia el desorden y el fluido hacia tu pecho
destierra los humos bañados en tristezas
y olvida los amores pasados, los temblores benditos
miremos el espejo y ve mi silueta
mientras la fuerza y su elocuente virilidad nos hacen inmunes
inmunes a sentir los te quiero
los anhelos perdidos, la victoria siempre nuestra
los tumultos en tu cuerpo y las caricias perplejas
mis lagrimas bañar tu interior, mis besos desaparecer en esa noche
aquella que se hace día en los oscuros refranes del alma
de lo que esconde un corazón herido
de quien omite un espíritu perdido.
¡Amarraremos tus promesas inconclusas
y sepultaremos los dolores de siempre!
¡Olvidaré tu rostro y tus palabras sonar
en todas las ventanas de sueños que se perdieron!
¡Masificaré la ira y las costumbres perversas
y destruiré las correctas vicisitudes de la vida!
¡Me perderé en el ocaso siempre mio
y me moriré esperando la muerte me lleve!
¡Venderé mi alma al diablo
y se la robaré para dársela a un dios extranjero!
¡Quien te ha dado la vida para regalar dolor al mundo
y olvidar quien te quiso en un inocente mal vivir!

El dolor nos hace sentirnos vivos
y nos recuerda que somos tan humanos como tierra de abono
y aunque el destino quebrantado perdone mi insolencia
me revelo ante el perpetuo dolor y tus mentiras
¡No vuelvas a mis entrañas
con tus frases veleidosas!
¡Ni vengas buscando amor donde todo destruiste
porque mi alma esta en el abismo de tu frivolidad!
¡Perdí la cordura en un intento inservible
de encontrar lo que había extraviado en tu razón de ser!
¡Y aunque los corazones se mueran en el amar
no volverás por mi ni en cien años!
Porque el dolor nos hace sentir vivos
aunque muera en el intento de salvaguardar mis esperanzas
solo guardo un libro con mis palabras preciadas
y aunque el dolor me tenga sin respiro
ni muchas vidas servirán para encontrarme.

Porque el dolor nos hace sentir vivos…
pues nos purifica el alma.
No volverás.

Poema extraído de las noches moribundas
Estilo: Ira, Poesía Maldita
Moribundo.

pareja-en-la-cama-beso-suave-175088

Anuncios

Mohnblume (Ira n°6)

“Solo hay dos sentimientos eternos en la naturaleza humana, ambos igual de fuertes, ambos igual de necesarios para vivir, el odio y el amor.”

Espera… shh…
¡Calla!
que no te oiga el pecado
que no te escriban tus mentiras
que no te frustre que no te crea
es que era evidente con esa lengua bífida
y es que era necesario que creyeras
que alguien te creía tus mentiras.
¡Espera!
¡Es que gritar en el beso de los versos es tan necesario!
¡Escribir la violencia en prosas y en esa métrica barata!
Pero espera…
que tantas flores regaladas para que te hicieran el amor
nunca fueron más que eso, mentiras que se caen en pétalos.
Espera… shh…
¡Calla!
¡Es que toda esa mentira de que odias sin conocer el odio
es igual que amar sin saber si realmente amas a alguien!

Y siguen cayendo los pétalos
de aquella rosa dulce y venenosa
como todo lo que vi y que aparentaste ser
como todo lo que me creí sin saber porque…
¡A ojos cerrados!

Ven… explota un momento conmigo…
¡Boom!
Ahora sonríe, sonríe con esa mueca falsa
¡Si! Esa mueca falsa que decías nunca sonreías
esa mentira de que viajarías por el mundo con quien amabas
de que correrías kilómetros por ver a quien te suplicara amor.
Pero espera…
¡Ding Dong!
¿Quien piensas que es?
¡Nadie de tus amores pasados ni de los presentes ni de los que vendrán!
Solo un poco de esto y algo de aquello.
¡Espera!
¡No te vayas!
Solo es hacer el amor y te regalo un ramo de rosas…
¿No era lo que dejaban en esa alcoba
cada vez que te mentían con esos falsos te amo?
¡Pero espera!
Ven, tomate una taza de café conmigo
sabrás entonces que detesto el café
ni espumoso ni descafeinado
ni enamorado ni perdido
ni amando, ni odiando.
ni siendo yo, ni siendo tu…

Tomate un té conmigo…
¡Mucho mejor!
Té negro o blanco
finas hojas o de hierba buena
ese aroma me recuerda más mentiras
que el odio que me provoca saber que lo hacías.
Ven… tomate algo conmigo
un trago de desdichas o de fotos añejas
mientras jugamos a que nunca vendrás a verme
mientras jugamos, a que te describo en una poesía.

Tomate siquiera las molestias conmigo.
Que nadie llena hojas de medianoche
ni nadie se pierde en estos tiempos
en una brújula que sabes ya no sirve
por alguien que sabes no te quiere.

Ven… siéntate un rato conmigo y no te quejes
que del odio he aprendido a levantarme
que el amor poco me ha dado en la vida
pero ambos sabemos que son necesarios
y que sin el otro, poco sentido tendría escribirte.

Ven, siéntate conmigo, aunque sea de mentira.
y tomate siquiera las molestias.
Que amores que recuerdan en paginas desgastadas
son realmente los que aman…
no los que ya no están.

Te deje preparada una taza de té.
por si vienes a verme, cuando ya me olvide de ti.

Fragmento extraído de la hoja libre
Estilo: Corriente de la Conciencia
Soñador.

f1478-136

Cuando las lagrimas lloran (Ira n°5)

“Déjame oscurecer un beso, que venga del alma triste que me cobija, de aquella que duele como herida abierta en los salares de mi destino moribundo, de aquel que recuerda cuando las lagrimas lloran el dolor eterno.”

Déjame perder la vista
en las paginas abiertas de un libro que cierra.
Déjame recordar que fue aquello
que me hizo llorar como el alma se pudriera.
Déjame odiarte en ese beso oscuro
en esos versos malditos que odio recitar.
Déjame caer en el duelo inalcanzable
de abrazos que me dicen: “No te levantes”.
Déjame conjugar las iras más eternas
mientras el agua se convierte en hiel sobre mis venas.
Déjame expresar los cuanto y los porque
mientras grito a los cinco punto las pesadillas bastardas que me entierran.
Déjame explotar en las rabias quisquillosas
en los dolores y en las patrañas amorosas.

¡Déjame que no crea más en el amor
hasta que te vea de la mano con otro!
¡Déjame expulsar de mis entrañas el niño que se perdió
y renacer el viejo roñoso de cuentos infantiles!
¡Déjame beber el licor añejo
en vasos pequeños y malolientes en bares de mala muerte!

Déjame perecer en esos sueños aun calmos
aunque la vida se me esfume en ello.
Déjame recordar porque termine en esto
mientras te escribo somnoliento estos versos iracundos.

¡Déjame vomitar la verborrea
a la discordia sublime y al paso del tiempo!
¡Déjame gritar y gritar
hasta que se me vaya la voz y el lápiz!
¡Déjame llorar
hasta que no vea bien lo que escribo!

Déjame llorar…
hasta cuando recuerde porque estoy aquí.
Déjame comprender
porque el amor duele más que el amar.

Y que pareciese una trampa
más un futuro incierto y el temor de volver.

Déjame extrañar la felicidad
aquella que ya no recuerdo
aquella, que ya enterré entre mis cementerios.
Déjame nombrarte
en todos los idiomas de la Torre de Babel
los porque y los cuando…
los te odio y los te quiero
que ya no recuerdo como era tu rostro.

Déjame llorar hasta que las lagrimas lloren
y el corazón se apague
en los recuerdos de lo que no volverá.

Poema extraído de las noches eternas
Estilo: Corriente de la conciencia, expresionismo.
Soñador.

lágrima-hombre-2

Iconoclasta (Ira n°4)

“Perpetúa esa sublime sensación de aquellos desagravios, de la inconsciente voluntad de olvidar y no perdonar, de ser un alma excita entre rabias y dolores, entre felicidades y recuerdos”

¡Maldita sea aquel recuerdo! Estupefacto de memorias perplejas y de dolores pequeños.
¿Que hago aquí preguntandote al olvido que significa aquel momento?
¡Solo escupitajos y maltrechos deseos de olvidar lo que fuiste y que fuimos!
¿Que fuimos?
¡El infierno entero y la gracias gloriosa de una divina comedia!
Recuerdas ese fino y elegante cuadro a rayas, ese molesto y condescendiente click en tu cara, que me impedía recordar lo bello sino lo malo de emociones alternas
¿Te acuerdas de lo bueno y de lo malo?
¡Recuerdas esa imagen destruida, ese mequetrefe que alguna vez fui yo y no él!
Esos poemas grabados en tu muralla, ese “yo” perpetuando mi consciencia en tu cara mientras duermas que no puede decirte “hola” ni tampoco un adiós.
¡Esa moribunda sensación de alegría frente a tus recuerdos ridículos y mis heridas mal escritas sobre tu frívola consciencia!
¿Estas aquí? ¡¿Dónde estás?!
¡Tomo aquella ira desgraciada y lo convierto en lo que fuese que naciese!
En palabras de mentira, en memorias casi borrosas, en una sonrisa casi olvidada
¿Estas aqui? ¡¿Dónde estás?!
Trato de esconderme de tu presencia marchita, de tu recuerdo dañino, pero me asomo para ver si existes…
¿Donde estas? Quizás, en mi conciencia?
Quizás en aquella mirada triste que se asoma como un memento, como un fallido deja vu que deja confuso mi pensamiento.
¡¿Dónde mierda estás?!
Quizás en algún disco memorable, en una poesía perdida, en un rió muerto que pierde su curso.
Donde… no lo se.
¿Estás?
No lo se…
Pregúntame… si yo estaré…
…no quiero
¡Pregúntalo!
¿Estarás?…
No lo se…

¿Estarás?…
Para borrar una imagen, una esencia… que no me deja dormir.

Poema extraido de noches oscuras.
Estilo: Corriente de la Conciencia
Soñador.

23-maneras-de-poner-el-cerebro-en-su-lugar-8

Esquizoide bipolaridad (Ira n°3)

“Ni que la ira alimente mi furia por tu desdén… ni mi odio envenene a mi niño interior.”

Cuando deseabas ser ese ser “especial”
¡Si, ese maldito subnormal especial!
solo deseaba ser algo fuera de lo normal
¡SI maldita sea, solo ese ser fuera de lo normal!
no podía contener entonces mi ira que salia como vapor entre mis venas seguramente envenenadas de odio y alcohol del fuerte.
¡Solo se que nada se, que nada quiero saber y que nada debí haber sabido!
¡Solo se que nada se, que nada quiero saber y que nada debí haber sabido!
No era normal entonces caminar dentro de mi cerebro moribundo y sentir las palpitaciones recorrer mi vena interna.
Era como ese consumo masivo de droga que fulmino mis deseos de ser alguien en esta vida.
¡Que termino pudriendo mi alma, mi ser y mi esencia!
Cuanto tuve por dar y por recibir
que no recibí ni un cuarto de lo que debí haber recibido por derecho.
Cuanto termine dando, que me sentí seco por ver que por menos diste la vida.
¡Por menos a un bastardo lo amaste y diste tu vida!
¡Por menos a un bastardo lo amaste y diste tu vida!
¿Que queda de la vida si te sientes vació?
Que queda si sientes aromas, caricias y sensaciones
como ajenas a lo que significa tu amor.
¡No son tuyos!
¡No son tus caricias!
¡No eres nada!
Y aun así la amabas con todo, defectos y virtudes…
aun así soñabas con que te diera un espacio único en ella
aun así soñabas con que sus caricias fueran especiales.
¡Aun así soñabas con que se la jugara más por ti!
¡Y nunca lo hizo!
¡Y nunca lo hizo!

Todo sabe a sangre y amargura cuando tus ojos son penetrados por la realidad del pasado
cuando comprendes que aunque pasen los años jamas seras nadie
que las caricias que tanto esperabas
que las abrazos y besos que tanto anhelabas
que el “no te vayas” sea solo un pensamiento propio.
¡Que todo ese hacer el amor sea para ti!
¡Que todos esos movimientos y roces sean para ti!
¡Que todo ese cuerpo sea para ti!
¡NADA!
 
¡PREFIERO MORIR!
pero pagaran…
 
– Sensaciones de niño –
Ojala algún día me hicieran sentir algo…
especial…
y que no sea dolor… como toda mi vida…

Te amo…

Prosa extraída de la hoja libre
Estilo: Corriente de la conciencia
Soñador.

no-estc3a1-arriba

Ojos Cerrados (Ira N°2)

Te veo oscuridad cristalizada
en el abismo de las ventanas húmedas de lluvia nostálgica
eres el olor a humedad que me entristece
por saber que no eres lo que mis brazos piensan que eres
ni mía ni de los ocasos
ni del Otoño ni de los cálidos veranos por sufrir
ni de mis versos ni de mis besos
ni de mi poesía… aunque te plasme en ella
ni siquiera en mis sueños, que se vuelven pesadilla al verte en otros suspiros…
me vuelvo frió y amargo como la hiel, en el nefasto dolor de la inconsciencia
me vuelvo duro y viejo, como un árbol en lo inhóspito del planeta Tierra.
Prefiero cerrar los ojos y luchar contra mi esencia
esa esencia maldita y cruel que me destaja en crudas sensaciones veleidosas 
como un niño que come frente a un perro muerto de hambre
como mi corazón se confunde en emociones dolorosas
como puedo y no quiero llorar en vez de gritar…
como puedo escapar y no volver a ver la luz en luciérnagas como libros de fantasia
Como nada en el destino.
A veces espero dormir en recuerdos de los momentos felices
de mi niñez y los ocasos de la inocencia por venir
siento, que no estoy preparado para vivir
y que se me fue usurpado de mi inocencia los cuentos y fabulas.
Que la promesa de crecer y sonreír era una mentira más que otras mentiras
y que la promesa de un futuro más tranquilo eran falacias y mentiras piadosas
que nunca he conocido el amor ni nunca lo conoceré
ni tampoco seria único para nadie más que para uno mismo
Finalmente solo espera
espera sentado soñando que vendrá alguien a despertarte…
Diciendo que todo es una dura pesadilla…
Cierra los ojos…
Ya sera tu momento, de ser feliz. 

Poema Extraído de la hoja libre

Estilo: Corriente de la conciencia

Soñador.

Imagen

 

Ira N°1

“Me siento y eres libre en la medida en que pueda hacerte libre siendo libre de hacerlo…
tal como hacer el amor”

 

¡Destruye la inconsciencia enferma de la sociedad rebobinante que te aqueja y te acosa!
deja esos versos patéticos del alma que te obliga a ser poeta
si no naciste con el alma de la metáfora solo escupe lo que quieras
¡que frases de amor y de amistad sin esencia!
basta de la personificación sin escrúpulo
y de la anáfora estúpida he infertil
tal pueda ser infertil por ser transgenico
y maldito el transgenico que quiera ser hoja nueva
¡maldito el que ose criticar sin o con argumentos mis palabras enfermas!
¡maldito el que ose recuperarlas, y dar rienda suelta a mi cordura poco sociable!
¡No os creo una mierda suficiente maldita prostituta sociedad deliberante!
deja entonces el manifiesto en un palmazo de poesías poco abstractas
maneja las sensaciones y explota en un mar de golpes sobre una hoja cibertronica
sobre golpes en el mundo y la guerra mental
dejame gritar a los cuatro vientos sin es necesario
y no me calles porque te molesta o te incomoda
si no te parezco bien puedes irte donde quieras
pero cerca mio el cinismo no me interesa tener
vivo en una sociedad silenciosa
aprende a decir que no y a gritar lo que te molesta
es la única forma de calmar toda tu esencia.

Poema extraído de la hoja libre

Estilo: Corriente de la conciencia

Soñador

Imagen