Delirio

Silencio
una lejanía sobre los vuelos
un paso falso
y cuadrados rompiéndose sobre mis besos
que ya no doy, que ya no vuelvo.

Ecos
gemidos desgraciados
camas en lirios enfermos
y una mancha en tu silencio
como un verso inolvidable
y ya no estas.

Destierro
mañanas descalzas
en pisos de vidrio
cortante como tus palabras
tu indiferencia mutilaba mis sonrisas
y un silencio palpitaba los ecos
yo ya no existía.

Desierto
que más no tengo
me quemaba los desvelos
y tu tan lejos
diciendo que me extrañas
que mentira
tu aliento desterraba mis silencios
murmullos del eco enfermo
y ya me iba.

Silencio
nada queda, pues todo olvida
que me sangra la vida y tu me olvidas
que camino viejo mundo mis pesadillas
que ya no tengo, me bebo la vida
y tu caminante,
yo me pierdo
tratando de olvidarte
simplemente, dejar de amarte
y ya estoy contigo
en silencio.

Poema extraído de las madrugadas solitarias
Estilo: Minimalismo
Moribundo.

Exif_JPEG_PICTURE

Anuncios

El feo no tiene quien le escriba.

“Nunca importó tus palabras cultas, nunca importó lo que sabias y que entusiasmo pusieras, que quisiera el mundo un horrendo gobernando los destajos malditos de una sociedad de plasticina y muecas baratas, que quisiera el mundo lo que no tiene, sinceridades de pacotilla, pues el feo no tiene quien le escriba.”

Mándale saludos al bello desgraciado
al brilloso ojitos de buenos genes
a la casquivana buenas curvas
al parásito abrazo de gente barata.
Olvida al feo cual triste se siente
y tráeme mascarillas falsas para tu sonrisa falsa
tráeme un tequila barato, que me borre las mentiras de esa puta
que me robó más que el alma, un poco de mi adorable angustia
deja que se junte con esos actores de cine
esos bellos galanes de sociedades mundanas
los músculos de bala, las cabezas de martillos
los inmundos bien vestidos
los burlescos bien hablados
los que pagan cuentas de posmodernismo
y los que dicen ver belleza en el interior.
¡Mentirosos los ajenos imbéciles!
¡Los bienaventurados que gozan de un buen sexo mañanero!
Y los infelices rechazados por obesos y delgados
que se pudran en el infierno.
Da lo mismo tus doctorados
tus buenas intenciones y tus cuantos te quiero
que sepas la diferencia entre Marx y Bakunin
entre Tesla y Edison
o que intentes parlotearle a una bella dama
la diferencia entre un poema y una prosa
los feos por muy bien vestido que anden
nunca tendrán quien les escriba.
En cambio, si eres bello y bien apernado
faltaran las camas sudadas por tanta mujer interesada
no faltaran las cartas bien perfumadas
ni menos aun las fiestas donde conocer gente apuesta
porque en estos siglos de tanto escepticismo
da lo mismo tu inteligencia
si eres callado y tienes granos
o siquiera osaras acercarte a una mujer
ten la certeza misma
que ahora mismo estarías en Facebook
acusado de acosador y violador
es que este mundo bien conocido
no importa cuanto te esfuerces
si naciste apuesto
y bueno para las mujeres
tendrás quien te escriba
porque los feos, no tienen quien les recuerden.

Mándale saludos a ese joven bien pintoso
que la Tierra, sera de los bellos.

Poema extraído de la hoja libre
Estilo: Minimalismo
Moribundo.

Bukowski1